Lo añoras. Reseña de "Saliendo de la estación de Atocha" de Ben Lerner.

“era como verme mirándome hacia abajo a mí mismo mirando hacia arriba” 

Sigue la risa sofocada, una marcha fúnebre de las pastillas blancas y las pastillas amarillas, el cóctel molotov vitaminado con dosis excesivas de café, vino y dope.
El proyecto picaresco de un becario yanqui proclamado “El Poeta”, la mentira de Adán y el fraude de Adam Gordon, promoción 2x1, ese agrio pastiche bipolar que todavía resuena en mis oídos. Todo eso y nada de novela llena de vida e hilarante.


Sinopsis: Adam Gordon, el joven protagonista de Saliendo de la estación de Atocha, disfruta de una prestigiosa beca en Madrid para llevar a cabo lo que él grandilocuentemente llama "proyecto poético". Sin embargo, también trata de desentrañar su identidad, así como su relación el arte. Animado por cantidades ingentes de café que rebaja con tranquilizantes que él mismo se prescribe, la búsqueda de Adam le llevará a conocer una ciudad que está a punto de vivir un importante capítulo de su historia.
"Hilarante y endiabladamente inteligente, una novela llena de vida." Jonathan Franzen


En una trama pachucha, demasiado vistosa y “hip”, debajo de los escombros del arte moderno, hallamos a un farsante que se niega a ser bilingüe. Los personajes se desvanecen en la crème bohême de Madrid, queda borrado el trágico día de 11-M y posteriores gritos de protestas - todo eso se mezcla con la humareda de un porro y así, se nos antoja irreal, despojado de su verosimilitud. 
"Saliendo..." es una novela que se sufre, desde párrafos pomposos sobre el sentido de arte y el potencial de lenguaje, hasta dadaísmos nocturnos del Poeta que demasiado ebrio comete un asesinato verbal tras otro. Se especializa en asesinar verdades, sobre sí mismo, para ser exacto.. Adam es un mentiroso, condenado a auto-victimizándose en su patética soledad.

“Lo tienes pero no lo tienes.

Lo añoras, te añora.
Os añoráis”

Ashbery


Llegué a odiar el personaje, aborrecerlo, desearle lo peor...
Llegué a maldecir su incomunicación, su vergüenza, su miedo a decidir y a convertirse. Llegué a odiar su temor del futuro, de "ser"... y la tendencia regocijarse en “estar”. Hasta me di cuenta que también yo sufro ese estigma de la temporalidad; el miedo a lo real, el querer ser la ficción...
El pánico a ser uno de tantos es la comadrona en el nacimiento de  nuestra inconexión con la realidad y con los acontecimientos históricos, empuja el estar al lado, observar, no implicarse, no sentir, “merodear”, desvanecerse y diluirse con el fondo.
Tendemos a vivir la vida desde detrás de un cristal empapado, incapacitados por el miedo a traspasar el umbral...
Aunque nos tiente el hecho de hacerlo, las ganas de empezar de nuevo, arrojarse al azar del destino, jugar con posibilidades...
Nos topamos con que a veces el arte no sirve de cura...
La incapacidad de palabras de describir la realidad, de captar la autenticidad de las cosas y los sentimientos. La incapacidad del ser humano, venga de dónde venga... La esquizofrenia de un inmigrante bilingüe y la mente bipolar de un artista...



Cuan ligero/pesado es el ritual de tomar las pastillas blancas:

“Era un rito eucarístico de abnegación en el que me reconocía a mí mismo que era incapaz de enfrentarme al mundo sin medicación de diseño y de ese modo me absolvía de parte de mis actos; era un poco humillante y un poco liberador”

Posted in , , , , , , , , . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

4 Responses to Lo añoras. Reseña de "Saliendo de la estación de Atocha" de Ben Lerner.

  1. Existen novelas que echamos abajo por la nula identificación -ni siquiera un mínimo- con su protagonista. Otras, llegamos a odiarlas por el simple hecho de hablar demasiado de nosotros mismos. Como si tuviéramos entre manos un acto de indiscreción hacia nuestra persona. Qué ganas de destruir! Cuánta ira agazapada en el tranquilo acto de leer.

    Y es que estar a mitad de dos procesos, de dos países, de dos personas, de dos ideas sobre uno mismo, es un acto diabólico. Nos transforma en una especie de aduana en la que los perros antidrogas saltan sobre nosotros mismos, el propio lugar de conflicto, la propia muralla a derribar.

    Después de todo. Me has vuelto a convencer. Será porque el libro merecía un tiempo de reposo. Será porque tus reseñas vuelven a brillar como siempre lo han hecho.

    Quizás deba pasarme dentro de un tiempo por Atocha. ¿Me estarás esperando en la parada de metro?

    Little bye!

    ResponderEliminar
  2. A veces hace falta una reseña para que descubramos un libro nuevo, un nuevo mundo para perdernos en él. Eso es exactamente lo que me ha pasado a mí, ahora mismo. Los dedos me cosquillean por las ganas de leer y pronto tendré este libro en mis manos y me perderé en Atocha o quizás decida quedarme yo allí, quién sabe.

    Ante todo, gracias por compartir tu opinión con los demás y, espero volver a leerte pronto.

    Un beso,

    Missbrittlelove

    ResponderEliminar
  3. Un libro que te ha provocado sentimientos tan viscerales debe ser como mínimo interesante, tendré en cuenta autor y título. Bsos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por acercarnos los libros con tus reseñas, e incentivar a la lectura, en mundopalabras.es nos mueve la misma pasión por la literatura. Nuestros seguidores podrán encontrar en tu página un escaparate con lo que podrán encontrar entre las páginas del libro. En nuestro perfil de Facebook solemos hacer concursos literarios, para que aquellos interesados, escritores o lectores, puedan participar: http://es-es.facebook.com/mpmundopalabras.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.